¿Qué es una memoria de traducción?

Una memoria de traducción es una base de datos de traducciones anteriores que facilita el proceso de traducción y reduce los costes tanto económicos como de tiempo para clientes, traductores y agencias de traducción.

Según la Wikipedia: «Las memorias de traducción son almacenes compuestos de textos originales en una lengua alineados con su traducción en otras. Esta definición de memorias de traducción coincide literalmente con una de las definiciones más aceptadas de corpus lingüístico de tipo paralelo (Baker, 1995). Por esto se puede decir que las memorias de traducción son corpus paralelos».

Las memorias de traducción acostumbran a ser uno de los elementos de los programas de traducción asistida y permiten a los traductores reutilizar los segmentos de texto que ya se han traducido con anterioridad; tanto por ellos mismos como por otros traductores.

¿Cómo funcionan las memorias de traducción?

La memoria de traducción (también denominada TM por sus siglas en inglés) está formada por secciones de texto traducidas y aprobadas anteriormente que se muestran en pantalla en forma de «parejas» del idioma original y el idioma de destino.

El programa del que forma parte la memoria de traducción divide el texto automáticamente en segmentos; normalmente por frases o elementos de listas o tablas.

Cada vez que el traductor pasa a un nuevo segmento, la memoria de traducción busca coincidencias entre los segmentos que tiene almacenados; en caso de encontrar coincidencias, estas se mostrarán en pantalla como «fuzzy» o coincidencias parciales.

A la hora de crear un proyecto y un presupuesto, la agencia de traducción realiza un análisis de estas coincidencias parciales y del número de palabras y puede aplicar unos descuentos en función del % de coincidencia.

Durante el proceso de traducción, el sistema muestra el porcentaje de coincidencia de cada segmento y permite que el traductor acepte la sugerencia, la modifique o la sustituya completamente por una traducción nueva. Estas traducciones nuevas se añadirán a la memoria de traducción para futuros proyectos.

La clasificación por nivel de coincidencia de las memorias de traducción más habitual es la siguiente:

  • Coincidencias exactas (coincidencia del 100 %): un segmento del documento nuevo que es idéntico a un segmento almacenado en la memoria de traducción.
  • Repeticiones: un segmento que se repite varias veces en el documento nuevo y que el traductor solo tiene que traducir una vez, el resto de repeticiones las aplicará automáticamente la memoria de traducción a lo largo de todo el proyecto.
  • Coincidencias parciales (coincidencia de entre el 75 y el 99 %): un segmento que tiene cierta similitud con otro almacenado en la memoria de traducción, pero no en su totalidad, por lo que el traductor debe revisarlo y editarlo en función del nuevo texto original antes de confirmarlo como traducido.
  • Sin coincidencia (coincidencia de entre el 0 y el 74 %): la memoria de traducción no contiene ningún segmento similar y el traductor debe traducir el texto desde cero.

¿Cómo se crea una memoria de traducción?

Las memorias de traducción suelen crearse al principio de un proyecto de traducción o localización y van creciendo a lo largo del transcurso del proyecto conforme el contenido de este se va traduciendo y almacenando en la base de datos.

La memoria de traducción evoluciona y aumenta con cada traducción. Cada vez que se traduce una cadena o un segmento de texto, este se añade a la memoria de traducción.

Diferencias entre una memoria de traducción y traducción automática

Es muy habitual que los clientes que contratan por primera vez los servicios de una agencia de traducción que utiliza memorias de traducción y programas de traducción asistida por ordenador confundan estas herramientas con la traducción automática; pero nada más lejos de la realidad.

Utilizar una memoria de traducción no significa que las traducciones las genere automáticamente un software de traducción sin la implicación de un traductor humano, sino que lo que se hace es reutilizar traducciones anteriores generadas por los propios traductores.

Beneficios de utilizar memorias de traducción

Las memorias de traducción son útiles para cualquier tipo de texto, sin embargo, es cierto que su utilidad es mayor en el caso de traducciones de documentos técnicos o documentos que contienen vocabulario especializado.

Algunos de los beneficios que ofrecen las memorias de traducción son:

  • Consistencia: ayudan a garantizar que los documentos traducidos mantengan una consistencia en cuanto a estilo, terminología, formato, etc. Por ejemplo, supongamos que una empresa ha traducido los textos de un software que ha desarrollado y ahora necesita traducir la parte de ayuda y guía de uso. Si durante la traducción del software se creó una memoria de traducción, el traductor podrá consultarla y utilizar los segmentos traducidos anteriormente para la traducción actual. De esta manera, en los documentos de ayuda y la guía de uso se utilizarán los mismos términos empleados en el propio software.
  • Flexibilidad: al formar parte de un programa de traducción asistida por ordenador, la memoria de traducción permite traducir documentos en diferentes formatos sin necesidad de disponer del software para procesarlos. Por ejemplo, archivos en PDF, archivos Indesign, xml, etc.
  • Velocidad: las memorias de traducción agilizan el proceso de traducción puesto que los traductores solo tienen que traducir una única vez cada segmento o frase.
  • Coste: las memorias de traducción ayudan a reducir los costes de traducción; sobre todo para aquellos proyectos que son actualizaciones de documentos anteriores. En estos casos, la memoria de traducción puede utilizar los segmentos almacenados en su base de datos para «pretraducir» el documento actualizado.

Si bien es cierto que utilizar memorias de traducción puede aportar muchos beneficios; también aconsejamos hacer un uso correcto de las mismas y asegurarse de que los traductores profesionales que se contraten estén familiarizados con su funcionamiento y peculiaridades.

Para mantener una memoria de traducción «sana», es necesario que la agencia de traducción responsable del proyecto revise y actualice la base de datos cada cierto tiempo para evitar que se almacenen segmentos traducidos con errores o incompletos.

En Tatutrad trabajamos desde hace años con sistemas de traducción asistida y memorias de traducción y estaremos encantados de proporcionarle un presupuesto acorde a sus necesidades.