La traducción de guiones cinematográficos

Seguro que alguna vez te has preguntado en qué consiste exactamente el trabajo de un traductor de guiones cinematográficos; si ve antes la película, si trabaja solo o en equipo, de cuánto tiempo dispone para completar la traducción…

En este artículo vamos a desvelarte algunos datos y curiosidades que seguramente no conozcas sobre el apasionante mundo de la traducción de guiones cinematográficos y del mundo de la traducción audiovisual.

¿Qué es un guion cinematográfico?

Antes de entrar en más detalle sobre el proceso de traducción de guiones, recordemos que los guiones cinematográficos son documentos especializados que deben cumplir con un diseño, un formato, una estructura y unas características concretas que deben mantenerse también en el documento traducido.

Los guionistas suelen utilizar programas especializados para crear estos documentos en los que se especifica la fuente, el tamaño de esta, el diseño de la página, el uso de mayúsculas en títulos, la forma de numerar las escenas, etc. Este formato tan concreto tiene como objetivo facilitar el cálculo de la duración final de cada escena y del filme completo. Para que te hagas una idea, una página de guion corresponde aproximadamente a un minuto de tiempo en pantalla.

Componentes de un guion cinematográfico

Los tres componentes principales de cualquier guion para pantalla son los títulos de las escenas, las descripciones del escenario y el diálogo.

Títulos: pueden traducirse o no en función de las necesidades del cliente. En el guion traducido se utilizan para ayudar a los actores de doblaje o a los subtituladores a situarse en el momento exacto que se está doblando/subtitulando.

Diálogos: es el peso pesado de cualquier traducción de guion cinematográfico. Los diálogos representan prácticamente la totalidad del contenido a traducir puesto que es lo que realmente se verá o escuchará en pantalla en la versión traducida.

Descripciones de escenario: no suelen traducirse salvo que el guion se esté traduciendo para crear una nueva adaptación de la película, y no una versión traducida de la misma o, en ocasiones, si se subtitula para personas con dificultades auditivas o se dobla para personas con problemas de visión.

Traducción de guiones cinematográficos para doblaje y para subtitulación

A la hora de encargar la traducción de un guion cinematográfico, el cliente debe especificar desde el principio del proyecto cuál va a ser el uso que se le va a dar a la traducción final. No es lo mismo traducir un guion para doblaje que hacerlo para subtitulación o incluso para subtítulos para personas con diferencias auditivas o visuales.

Por ejemplo, en subtitulación el texto debe condensarse en el máximo de caracteres marcado por el cliente y el dispositivo en el que se vaya a proyectar; normalmente, esta cifra varía entre los 32 y los 38 caracteres. En este caso, también es necesario tener en cuenta el uso de cursivas para marcar las voces en off, el uso de dos subtítulos al mismo tiempo en pantalla, saber dividir bien las líneas (nunca debe quedar un verbo o una preposición a final de línea), etc.

En cambio, en doblaje se puede traducir sin tener que condensar tanto; aunque nunca debemos superar la duración de la frase original y, además, viene con la dificultad añadida de tener que «cuadrar» los movimientos de los labios de los actores con la versión traducida de los textos; sobre todo en el caso de los sonidos labiales. Este proceso se conoce en el mundo de la traducción audiovisual profesional como «sincronización».

El proceso de traducción de guiones cinematográficos

El proceso de traducción varía en función de cada cliente y traductor audiovisual; pero normalmente el cliente envía el vídeo con el guion a traducir y el traductor dispone de una semana aproximadamente para realizar la traducción.

No siempre el vídeo que envía el cliente es el final ni el de la mejor calidad (sobre todo para evitar que se cuelgue en la red antes de su lanzamiento en el caso de las grandes productoras), por lo que el traductor no es la persona encargada de la sincronización final, sino que realiza una sincronización básica (o preajuste) que el director de doblaje acaba de ajustar una vez ya estén los actores de doblaje en el estudio.

Algunos traductores optan por ver la película entera antes de empezar a traducir, mientras que otros prefieren verla completa al final para acabar de editar su traducción antes de enviarla de vuelta al cliente.

Todos los procesos de traducción de guiones cinematográficos son válidos, siempre que la traducción entregada tenga la calidad de un servicio de traducción profesional.

Principales dificultades en la traducción de guiones cinematográficos

Además de las dificultades que ya hemos mencionado anteriormente como el tema de la sincronización o de la limitación de caracteres en el caso de los subtítulos, la traducción de guiones cinematográficos presenta otras como:

  1. La traducción de canciones. Aunque si bien es cierto que muchas canciones se subtitulan en lugar de doblarse, la traducción musical suele ser un quebradero de cabeza para los traductores audiovisuales por la dificultad que presenta conservar la rima y la musicalidad del original en la versión traducida. Tanto es así, que hay traductores especializados únicamente en la traducción de canciones que suelen contar con formación musical además de en traducción.
  2. Traducción de bromas. Es habitual que las bromas tengan que adaptarse no solo al idioma, sino a la cultura de destino por lo que normalmente no suelen funcionar las traducciones literales y entramos de pleno en el mundo de la transcreación y no tanto de la traducción.
  3. Los tiempos de entrega. Los plazos de entrega para los guiones traducidos son cada vez más reducidos puesto que vivimos en un momento en el que estamos acostumbrados a tener a nuestro alcance el contenido traducido en el mismo momento en el que sale a la luz el contenido original.

Como ves, el mundo de la traducción de guiones cinematográficos puede dar mucho de sí; aun así, esperamos que este breve aperitivo de todo lo que supone traducir un guion te haya ayudado a entender un poco más todo el proceso.

Y, como siempre, si tienes cualquier duda sobre este tema, puedes dejarnos un comentario y nuestro equipo profesional de traductores audiovisuales estará encantado de aclarártela.