¿Acabará la traducción automática sustituyendo a la «humana»?

Durante más de 20 años, los profesionales de la traducción vivimos con este temor pero, ¿qué gremio no siente lo mismo?

En la actualidad, los profesionales que ofrecemos servicios de traducción e interpretación estamos viendo un cambio continuo provocado por los avances tecnológicos y los cambios en las demandas de los clientes.

Continuamente aparecen nuevas herramientas y sistemas de procesamiento documental pensados para facilitar, optimizar y acelerar nuestro trabajo, ayudándonos a ser cada vez más productivos y, gracias a ello, más eficaces y rentables para los clientes y las empresas que contratan nuestros servicios.

Hace ya años que se habla de la traducción automática como el futuro de la traducción y de la posibilidad de que la figura del traductor o intérprete profesional acabe desapareciendo; pero, de momento, esto no parece viable a medio-corto plazo.

Sí hemos visto el surgimiento, sin embargo, de la demanda por parte de los clientes de servicios distintos, con finalidades diferentes y calidades diversas. Los traductores siempre hemos pensado que debíamos ofrecer la mejor calidad posible, pero en el nuevo universo de lo «barato» hay clientes que solicitan «posediciones rápidas y económicas» para cubrir sus necesidades.

Futuro profesional de la traducción

Si bien es cierto que el futuro profesional de la traducción está muy vinculado al uso de herramientas de traducción automática; siempre será necesaria la intervención humana para acabar de darle al documento final el significado real y humanizado que los motores de traducción automática no son capaces de detectar.

Cierto es que el perfil del traductor será mucho más transversal: conocimientos lingüísticos avanzados de su lengua madre, profundo conocimiento de los idiomas y las culturas de las lenguas de origen y grandes conocimientos técnicos y tecnológicos que le permitirán fusionar a la perfección su conocimiento con los recursos a su disposición.

Por mucho que la inteligencia artificial siga avanzando y perfeccionándose, los idiomas y las culturas evolucionarán a un ritmo similar o más rápido, por lo que el uso de la lengua seguirá en continuo cambio y la traducción 100 % artificial o automática con un 100 % de precisión, a día de hoy, parece una utopía más digna de una película de ciencia-ficción hollywoodiense.

Qué idiomas tienen más salida laboral

Dicho esto, es cierto que el futuro de la traducción y el éxito que podamos cosechar los profesionales en este campo pasa también por la especialización; no solo en cuanto a temática, sino también en lo referente a las combinaciones de idiomas que tienen más salida laboral.

Las combinaciones clásicas con mayor salida son todas aquellas que incluyen el inglés, dado que se ha considerado desde hace tiempo como el idioma vehicular para todo lo relacionado con las comunicaciones «internacionales» tanto de negocios como a un nivel más personal.

Sin embargo, no podemos descartar otros idiomas como el español o el chino; no olvidemos que el chino es el segundo idioma más presente en Internet, seguido del español. Teniendo en cuenta que vivimos en un mundo prácticamente digital en el que Internet está presente en nuestro día a día cada vez con mayor fuerza, es lógico que estos dos idiomas también tengan gran salida laboral si pensamos en el futuro de la traducción, en un mundo 5.0.

En cuanto a la especialización, insistimos en que el perfil del profesional debe ser transversal, con grandes conocimientos tecnológicos y siempre al día sobre las últimas innovaciones y desde Tatutrad apostamos por distinguir entre dos tipos de especialización: temática (médica, técnica, jurídica, etc.) y según tipología textual (subtitulado, localización de software, voice-over, etc.), sin duda una apuesta segura para todo aquel que quiera dedicarse profesionalmente al mundo de la traducción es elegir una especialización temática pero con control de todas las tipologías.

No está de más comentar también la necesidad de ser versátil para traducir acorde a los diferentes dispositivos en los que el usuario final leerá las traducciones que hayamos creado. No es lo mismo traducir para una pantalla sin límite de caracteres como puede ser la de un ordenador de sobremesa, que hacerlo para un dispositivo móvil o una tableta.

Sin duda, el futuro de la traducción estará muy marcado por todo aquello relacionado con Internet y con las nuevas formas de adquisición de conocimientos y datos que utilicen los usuarios en un futuro no muy lejano.

La tecnología y su impacto en el futuro de la traducción

La piedra de Rosetta es el primer texto plurilingüe antiguo descubierto en tiempos romanos y se considera como uno de los inicios de los textos traducidos.

La traducción siempre ha estado presente en la historia y ha sabido adaptarse a los cambios tecnológicos del mundo en el que vivimos a un ritmo vertiginoso. En cuestión de pocas décadas, hemos pasado de escribir las traducciones a mano sobre un papel, a hacerlo con una máquina de escribir, para luego pasar a la era del ordenador hasta llegar incluso a ser capaces de hacerlo simplemente mediante un programa de reconocimiento de voz.

Abrazar la tecnología es para nosotros, en Tatutrad, una pieza clave del éxito del equipo. Asistimos a congresos, cursos, talleres y siempre intentamos ser pioneros en la adopción de las últimas tendencias tecnológicas.

Solicita tu presupuesto