la traducción profesional y el lenguaje inclusivo

Lenguaje inclusivo: ¿posturas contrarias o complementarias?

Con motivo del Día Internacional de la Mujer celebrado el 8 de marzo, queremos traeros uno de los muchos temas por los que aboga el feminismo y que guarda una estrecha relación con nuestro trabajo como traductores: el lenguaje inclusivo.

En Tatutrad, nos llena de orgullo poder decir que colaboramos con instituciones como ONU-Mujeres, una organización de las Naciones Unidas, desde la que se lucha por promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Consideramos que desde el sector de la traducción estamos aportando nuestro granito de arena a través de las palabras para lograr una lengua y una sociedad más inclusivas.

Consideramos que desde el sector de la traducción estamos aportando nuestro granito de arena a través de las palabras para lograr una lengua y una sociedad más inclusivas.

el uso del lenguaje inclusivo en textos y traducciones

Uno de los métodos que utiliza ONU-Mujeres para lograr sus objetivos en materia de igualdad es la promoción del lenguaje inclusivo; es decir, un lenguaje que coloque a mujeres y hombres al mismo nivel y que no refleje estereotipos de género. ¿Y qué papel jugamos aquí los traductores? A continuación, os mostramos algunos ejemplos propuestos por ONU-Mujeres para que nuestras traducciones promuevan el lenguaje inclusivo:

  1. Utilizar expresiones de género neutro; por ejemplo: «el profesorado» en lugar de «los profesores», o los «seres humanos» en lugar de «los hombres».
  2. Cambiar la estructura de la oración para evitar el uso del masculino genérico; por ejemplo: «la juventud y las personas inmigrantes son quienes más sufren» en lugar de «los jóvenes y los inmigrantes son los más afectados».
  3. Utilizar el desdoblamiento femenino y masculino; por ejemplo, «electoras y electores» en lugar de «los electores», o «las y los trabajadores» en lugar de «los trabajadores».
  4. Añadir una barra para reflejar tanto el género masculino como el femenino; por ejemplo, «señor/a» o «enfermera/o».

Independientemente de nuestra opinión con respecto a estas directrices, los traductores nos debemos a las instrucciones de nuestro cliente y, si este considera excluyente el uso del masculino genérico y nos sugiere alternativas para evitarlo, debemos cumplir con sus indicaciones, a pesar de las recomendaciones de la Real Academia Española con respecto a los desdoblamientos (por ejemplo, en el caso de «los ciudadanos y las ciudadanas»):

«En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos […]. A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos […]. Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva»[1].

Estos argumentos de la RAE no solo se oponen a los desdoblamientos en la lengua española, sino también al uso de fórmulas como el signo «@», o las letras «e» y «x» que contemplen ambos géneros.

RAE-Twitter

Fuente: @RAEinforma

Los traductores profesionales y el lenguaje inclusivo

Nosotros, desde nuestra posición de traductores profesionales, no entramos a valorar si nos parece bien o mal que se proponga «tod@s», «todes» o «todxs» para designar a colectivos compuestos por hombres y mujeres; únicamente reconocemos que la lengua es un ente vivo al que sus hablantes van dando forma y significados diferentes con el paso del tiempo, de modo que no podemos ignorar estas nuevas fórmulas que van surgiendo para intentar dar respuesta a los cambios de la sociedad.

No obstante, tampoco podemos olvidar que la RAE es la institución encargada de crear una norma común a todos los hablantes, además de recoger todos los cambios que experimenta la lengua española.

En nuestra agencia de traducción, situada en Sevilla, trabajamos con muchos clientes que nos envían proyectos de traducción de inglés a español, entre otras combinaciones de idiomas, como encuestas en las que nos encontramos situaciones como la siguiente:

Un usuario debe cumplimentar una encuesta en línea sobre su consumo de un producto o servicio determinado (por ejemplo, telefonía, automoción, productos multimedia, etc.) y en una de las preguntas debe indicar su situación laboral. Es bastante común que en el texto en inglés una de las opciones que se puede seleccionar sea housewife (ama de casa) o cleaning lady (limpiadora), asumiendo que estas profesiones han sido ejercidas históricamente por las mujeres y empleándose en inglés términos que aluden exclusivamente a mujeres.

En estos casos, apostaríamos por traducciones como «amo/a de casa», «personal de limpieza» o «empleado/a de hogar» que contemplan que tanto hombres como mujeres puedan ejercer dichas profesiones y, por tanto, seleccionar esa opción en la encuesta.

Queremos creer que a través de nuestras palabras y traducciones colaboramos para crear un mundo más igualitario en el que el lenguaje, al fin y al cabo, da forma a nuestros pensamientos.

 

Diana Lindo Cuéllar

LinkedIn: www.linkedin.com/in/diana-lindo-cuéllar-827a82a8

 

[1] Real Academia Española (2005) Diccionario panhispánico de dudas. Disponible en: http://www.rae.es/consultas/los-ciudadanos-y-las-ciudadanas-los-ninos-y-las-ninas

Artículos relacionados
En esta entrada de blog introduciremos un tema del que no habíamos hablado hasta el
¡Hola, seguidores del blog de Tatutrad! Hoy vamos a centrarnos de nuevo en la traducción
De la misma manera que una buena estrategia de marketing es fundamental para el éxito