La traducción literaria

Quizá una de las especialidades de la traducción más conocidas sea la traducción literaria, pero, ¿sabemos de qué hablamos cuando nos referimos a esta vertiente de la traducción profesional?

La traducción literaria forma parte de la traducción editorial, que engloba la traducción de todo tipo de documentos publicables: libros de diversas temáticas, revistas, etc. En concreto, la traducción literaria, como su nombre indica, se centra en la traducción de obras de literatura, como novelas, relatos cortos, poesía, teatro, etc.

Esta especialidad de la traducción profesional requiere una gran creatividad por parte del traductor en comparación con otras especialidades. Es decir, no se necesita la misma creatividad para traducir una novela o un poema que para traducir un manual de instrucciones.

La traducción literaria

Dificultades de la traducción literaria

A pesar de que a simple vista pueda parecer todo lo contrario, esta especialidad de la traducción es muy compleja y puede tener muchas dificultades para el traductor literario. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Las figuras retóricas y los juegos de palabras. Son más frecuentes en la poesía, pero pueden aparecer en cualquier tipo de texto. En ocasiones, simplemente no existe una equivalencia válida en el idioma de destino, por lo que el traductor debe buscar una alternativa que se adapte lo mejor posible.
  • Los nombres propios. En ocasiones, los nombres de lugares o personas pueden tener significado en la lengua original y tener cierta relevancia. Si esto ocurre, el traductor deberá plantearse si traducir o no los nombres.
  • La terminología. Algunos géneros, como la ciencia-ficción, pueden tener terminología muy específica y compleja que es necesario conocer para poder entender y traducir bien la obra.
  • Las sagas. Este punto está muy relacionado con el anterior, ya que si en una saga en concreto una palabra se traduce siempre de una forma determinada que ya conocen los lectores, no se puede cambiar la traducción de repente. Es decir, hay que respetar la terminología que ya conocen los fans y, para ello, el traductor debe conocerla también.
  • Información que se desvelará más adelante. En la traducción de novelas, puede ocurrir que al principio se mencionen hechos de forma indirecta o poco clara, que finalmente se aclararán al final. Estos aspectos pueden resultar difíciles de traducir si no se sabe con certeza de qué se está hablando. Por este motivo, si se dispone del tiempo, es importante leer la obra en su totalidad antes de empezar a traducirla.
  • La cultura de la lengua a la que se va a traducir. Dependiendo del tipo de obra, puede ocurrir que el texto incluya muchas referencias a la cultura del idioma al que se va a traducir. Por ejemplo, si una novela está ambientada en Londres, es probable que se mencionen platos típicos que no existan en España y que no conozcamos. Los traductores de libros y, en definitiva, todos los traductores, deben conocer lo mejor posible la cultura extranjera para entender de qué se está hablando y saber cómo actuar en cada situación.

Como podemos observar, la traducción literaria no es una tarea sencilla que pueda realizarse a la ligera. Un libro es algo muy complejo que debe dejarse en manos de profesionales para garantizar los mejores resultados.

La traducción literaria forma parte de la traducción editorial, que engloba la traducción de todo tipo de documentos publicables: libros de diversas temáticas, revistas, etc.

 

Las nuevas tecnologías y la traducción de obras literarias

Con las nuevas tecnologías, también han surgido nuevas necesidades en la traducción literaria. Cada vez se oye hablar más de los ebooks o libros electrónicos, que se están haciendo hueco en el mercado.

Aunque realmente el contenido de un libro electrónico es el mismo que el de un libro físico, las necesidades de maquetación son distintas. Pueden darse muchos casos diferentes: que se necesite traducir libros de Kindle, que se necesite traducir ePub de inglés a español, que se necesite traducir un libro completo en PDF… ¡Las posibilidades son infinitas!

En todos estos casos, es importante contar con un traductor profesional que conozca las herramientas necesarias y sepa trabajar con estos formatos.

La traduccion jurada tiene unos requisitos muy bien delimitados por la ley, y no puede ser realizada por un intérprete o traductor cualquiera.

¿Por qué contar con traductores profesionales como nosotros?

Teniendo en cuenta lo complejas que son las obras literarias, sin duda alguna, para obtener un buen resultado debe descartarse la traducción automática. Como ya explicamos en otra entrada de nuestro blog, recurrir al Traductor de Google (o a otra herramienta similar) no es la mejor opción. La traducción literaria, como ya hemos explicado anteriormente, tiene una serie de dificultades añadidas que solo pueden solventarse con un traductor humano. Por lo tanto, lo mejor es olvidarse de intentar traducir un libro gratis con estas herramientas si pretendemos publicar la traducción.

Una agencia de traducción como la nuestra te ofrecerá los mejores resultados. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro formulario de contacto y te asesoraremos desde el primer momento. Podrás saber cuánto cuesta traducir tu libro al inglés o a cualquier otro idioma, e incluso explicarnos las preferencias que tengas. Contamos con traductores profesionales que estarán encantados de ayudarte.

 

Autora: Cristina Rodríguez Martín

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/cristina-rodr%C3%ADguez-mart%C3%ADn-a70524105

 

Artículos relacionados
¿Alguna vez os habéis preguntado cómo es nuestro día a día en Tatutrad? ¿Queréis saber
Uno de nuestros servicios más demandados por los clientes se corresponde con las traducciones de
La traducción gastronómica es uno de los sectores de la traducción especializada más demandados a