como es el trabajo de los traductores profesionales en un hospital

La interpretación médica en hospitales

En la entrada de hoy de nuestro blog abordaremos una figura importante en los hospitales que, en ocasiones, no recibe las alabanzas que se merece. ¡Hablamos, por supuesto, del intérprete médico! Os queremos dar a conocer las distintas funciones que desempeña y algún que otro problema a los que debe enfrentarse en los pasillos de los hospitales.

La labor del intérprete médico en un hospital, grosso modo, se compone de dos partes: el trabajo con pacientes y el trabajo con un carácter más administrativo.

El trabajo con pacientes consiste en acompañar al paciente desde que llega al hospital, ayudarle con la documentación pertinente para su ingreso o consulta, la creación de su historial, visitas a urgencias, e incluso acompañarles a cualquier tipo de prueba, etc., hasta que se van, acompañando e interpretando siempre que lo necesiten.

documentos y requisitos para trabajar como enfermera en Inglaterra

En cuanto a la parte administrativa, en la mayoría de casos, el intérprete médico gestiona los trámites con los seguros privados de los pacientes cuando estos reciben el alta o bien concluyen las pruebas que se les hayan realizado, o se ponen en contacto con la autoridad sanitaria pertinente del país del paciente.

El objetivo de la interpretación hospitalaria, también conocida como interpretación de acompañamiento en el ámbito de la salud, es facilitar y posibilitar la comunicación entre el personal sanitario y el paciente, y la familia de este último.

Tal y como vimos en nuestro anterior artículo sobre traducción médica, la traducción y la interpretación en el ámbito biosanitario requieren que el profesional esté muy especializado.

Si nos centramos en la figura del intérprete profesional en un centro hospitalario, además de demostrar precisión semántica y léxica, la imparcialidad y la objetividad propias de toda interpretación, debe trabajar condicionado por otros factores, como los sociales, ya sea el sexo, la etnia, la edad o el nivel socioeconómico, los estándares propios de la institución y la sociedad en la que se produce esta interpretación.

Marta Franco, en su artículo «La interpretación hospitalaria: realidad, características, aspectos formativos» formula una serie de preguntas para analizar estos aspectos que debe dominar cualquier intérprete médico o traductor hospitalario para la situación comunicativa en la que vaya a participar.

Entre estas preguntas, destacamos:

  • ¿Qué ocurre cuando el acompañante traductor y el paciente no pertenecen al mismo sexo o la misma etnia?
  • ¿Y si pertenecen a distintas clases socioeconómicas?
  • ¿Comparten el paciente y el servicio de traducción del hospital la misma cultura?
  • ¿Y las creencias? ¿Están alineadas o entran en conflicto?

Todos estos factores condicionan en gran medida a los acompañantes traductores, aunque en ocasiones no lleguen a ser conscientes de ello. Y no solo condicionan al proveedor, sino también al resultado de su trabajo: la comunicación paciente-profesional sanitario.

Por norma general, en todo acto comunicativo sanitario existe un «desequilibrio jerárquico» evidente que aumenta cuando una de las partes no es capaz de comunicarse por sí misma y, además, condiciona la libertad de comunicación de todas las personas implicadas.

Por ello, la capacitación de todo intérprete de hospital debe incidir en estas cuestiones culturales y comunicativas, entre otras áreas de conocimientos que ya mencionamos en nuestra anterior entrada sobre la traducción de medicina.

Esta profesionalización de los servicios de traducción de los hospitales permite mejorar la asistencia de los pacientes, con el consiguiente aumento de la confianza en la figura del intérprete profesional y la calidad del servicio.

La presencia y ejercicio de intérpretes y traductores en los hospitales de España es relativamente reciente, pero cada día se hacen más necesarios.

Todos los años, ciudades grandes como Valencia, Sevilla, Madrid, Bilbao o Barcelona registran una enorme afluencia de turistas de otros países que, en la mayoría de casos, hablan otros idiomas. En casos como la ciudad de Málaga o Alicante, el turismo de sol y playa atrae a muchos ciudadanos ingleses, alemanes y de Europa del Este.

A este volumen de turistas se suman los estudiantes extranjeros que eligen estas ciudades españolas como destino de los programas de intercambio en los que participan.

beneficios de contar con un interprete traductor en un hospital

Cabe destacar también el número de extranjeros que visitan estas ciudades por motivos laborales o para asistir a congresos internacionales, ya que algunas ciudades, como Sevilla o Barcelona, son reconocidas por ser destinos de congresos internacionales de distinta temática.

Gran parte de estos turistas y estudiantes, independientemente del motivo y la duración de su visita, se convierten en usuarios del sistema público de salud, accesible para todos con la tarjeta sanitaria europea, o del sistema sanitario privado y sus servicios, que requiere la contratación previa de un seguro de viaje o salud que cubra la asistencia en el extranjero.

El sistema sanitario público de Andalucía, por ejemplo, cuenta con «Salud Responde», una plataforma pensada tanto para pacientes nacionales como extranjeros que cuenta con un servicio de interpretación telefónica profesional accesible para todos aquellos pacientes que la necesiten, tanto en consultas como en emergencias.

Sin embargo, en los sistemas sanitarios privados, es la dirección de los centros o clínicas privadas quien toma la decisión de qué tipo de atención van a recibir los pacientes extranjeros.

Esto hace que los servicios internacionales de los hospitales se compongan, en numerosas ocasiones, de intérpretes ad hoc y profesionales médicos capaces de comunicarse en otros idiomas y, en el menor número de los casos, de intérpretes médicos profesionales subcontratados de forma ocasional.

¿Cuál es el resultado de incorporar intérpretes profesionales en los hospitales?

Un servicio de atención al paciente ineficaz, inapropiado y poco profesional, que puede poner en peligro la salud de los pacientes y, por supuesto, la experiencia del usuario en una clínica.

La profesionalización de los servicios de traducción e interpretación en los hospitales y, en general, en los sistemas de salud, es una apuesta segura con beneficios para todos: los pacientes recibirían una asistencia inigualable y la entidad que apuesta por dicha profesionalización sería reconocida por la calidad de sus servicios.

Recuerda siempre apostar por el trabajo, los conocimientos y la experiencia de un profesional para disfrutar de los servicios de calidad que buscas. Apuesta por Tatutrad y disfruta de las soluciones lingüísticas profesionales que tenemos para ti.

 

 

Autor: Alejandro Rodríguez Martín

LinkedIn: www.linkedin.com/in/alejandrotatutrad

 

Artículos relacionados
España se sitúa año tras año entre los principales destinos turísticos a nivel mundial. El
¿Alguna vez os habéis preguntado cómo es nuestro día a día en Tatutrad? ¿Queréis saber
La traducción gastronómica es uno de los sectores de la traducción especializada más demandados a