¿Cómo traducir una página web de forma profesional?

traductor profesional para páginas web

Atrévete a darte a conocer entre el público internacional a través de la traducción de tu página web. Para ello, no dudes encontratar un servicio de traducción de sitios web profesional. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto.

Hoy analizaremos la importancia de traducir nuestro sitio web en la actualidad.

La traducción de sitios web es cada vez más importante debido a la globalización. Estar presentes a nivel local y nacional es fundamental, pero, para seguir creciendo, hay que abrir la puerta al mercado internacional. ¿La mejor manera de darle visibilidad a tu página web a nivel internacional? Contando con un equipo de traductores profesionales.

Con el aumento del tiempo que pasamos en internet a diario, ha crecido en gran medida la necesidad de hacer accesible nuestro contenido para un público cada vez más amplio y procedente de diferentes países.

Así, traducir una web es una inversión que te permite abrir tu mercado y ganar clientes en multitud de países en todo el mundo.

A continuación, te ofrecemos un resumen de los 6 puntos más importantes que deberías tener en cuenta si estás pensando en traducir tu web:

Traducir tu sitio web es una inversión

Aunque cada vez más personas se dan cuenta de que la traducción de los sitios web es una necesidad, siguen abundando hoy en día las páginas web que utilizan un servicio de traducción automática.

A pesar de lo llamativa que puede resultar la opción de utilizar un traductor automático de páginas web al ser gratuita, se trata de una práctica muy poco recomendable, ya que supone un grave riesgo para la imagen de la empresa y no ofrece ninguna garantía de la calidad del resultado.

Algunos ejemplos de lo catastrófico que puede llegar a ser una mala traducción han llegado a nosotros a través de los medios de comunicación, como el caso de Mango, que tradujo literalmente la pulsera «esclava» como «bracelet esclave», lo que provocó una gran indignación en Francia.

Es en estos casos cuando se pone de manifiestola importancia de contar con un traductor profesional que no solo tenga la competencia lingüística necesaria, sino que tenga también la competencia cultural para evitar así los posibles errores culturales.Una agencia de traducción sabe a la perfección cómo traducir una página web y te ofrecerá un resultado con el que podrás proyectar una imagen más profesional y ganar en credibilidad.

Para traducir una página web, el formato importa

Básicamente, existen dos maneras de traducir el contenido de una web en cuanto a formato se refiere: traducir el contenido directamente en el CMS (la plataforma sobre la que se ha desarrollado la web) o copiar el texto en un documento externo para que el traductor pueda trabajar directamente sobre él y tú luego puedas subir el contenido traducido a tu web.

Traducir una web directamente en el CMS

Antes de entrar en detalle sobre este punto, recordemos que un CMS es un sistema de gestión de contenido que se utiliza para crear sitios web. Los más conocidos son WordPress, Wix o Squarespace; pero con la llegada del comercio online han empezado a aparecer otras plataformas como Shopify, PrestaShop o WooCommerce.

La mejor opción como cliente es que el traductor trabaje directamente en el sistema, pero también es la opción más cara.

Traducir una página web directamente en el propio CMS tiene un coste más elevado porque es un proceso más laborioso para el traductor que tiene que ir saltando de un punto a otro de la página web, creando su propio glosario de términos y, en ocasiones, esperando un buen rato a que cargue todo el contenido.

Si bien es cierto que hay algunas soluciones en el mercado que actúan como gestores de traducción dentro de la misma página web y permiten crear una memoria de traducción conforme se va trabajando en ella, su uso no está muy extendido; por lo que esta forma de trabajar es más propensa a generar errores e inconsistencias en el texto final.Además, en caso de que modifiques el texto original más adelante, el traductor tardará bastante más tiempo en encontrar el texto a traducir que si lo hubiera hecho directamente en un documento de texto.

Extraer los textos de tu página web para su traducción

Si desde un principio tienes pensado traducir tu página web porque te diriges a un público internacional, te recomendamos que vayas copiando todos los textos que crees en un documento de texto como, por ejemplo, Word.

Si modificas el texto en línea, no olvides actualizar también el documento de texto para que luego no haya discordancias entre los textos originales y los textos traducidos.

Hacerlo de esta manera supondrá una reducción en el presupuesto de traducción, puesto que el traductor no deberá perder tiempo en ir cargando cada una de las páginas a traducir con todo el contenido correspondiente y, además, podrá utilizar alguna herramienta de traducción asistida.

El hecho de utilizar herramientas de traducción asistida como Trados, MemoQ, Smartling, etc. permite ir almacenando los segmentos traducidos en una base de datos y mantener la coherencia de los términos y las traducciones utilizadas a lo largo de toda la página web.

Esto es especialmente útil en caso de páginas web con varios dominios secundarios o múltiples páginas, como puede ser la traducción de una página web de una gran multinacional.

Contrata un servicio de localización, no (simplemente) de traducción

El proceso de traducción estándar es aquel que tiende a tener en cuenta únicamente las palabras; sin embargo, en el caso de la traducción de páginas web, el proceso va mucho más allá.

Si al crear el texto original tienes al usuario en todo momento en el punto de mira, en el texto traducido esto no puede ser diferente. Dicho esto, no se puede vender un producto o servicio de la misma manera y con los mismos textos a un ciudadano inglés que a uno español, por ejemplo.

Además de las diferencias culturales, también hay que tener en cuenta otros aspectos más prácticos como:

  • El uso de determinados símbolos como pueden ser las comillas.
  • La puntuación de las cifras.
  • La posición del símbolo de la divisa.
  • Los formatos de los números de teléfono.
  • Enlaces externos a otras web; en este caso, siempre es aconsejable que el enlace lleve a una página escrita en el idioma en el que el usuario está consultando la web (aunque no siempre es posible).

Una página web no tiene un único tipo de contenido

Si quieres traducir las condiciones de uso, la política de privacidad y las opiniones de los clientes que tienes en tu web, estas páginas tendrán que seguir una traducción más directa y lo más cercana posible al original.

Sin embargo, si lo que vas a traducir es el blog o artículos de autores invitados, puedes permitirte optar por una traducción más adaptada a la cultura local y no tan directa; es lo que llamamos “localización”.

Esto que a priori puede presentar un auténtico quebradero de cabeza, no será nada complicado de hacer si decides contratar un servicio de traducción profesional para traducir tu página web.

Aquí tienes algunos ejemplos de contenido web que podrían necesitar traducción:

Páginas de servicios/productos

Es importante que tus clientes internacionales entiendan cómo puedes ayudarles. Las páginas de servicios o productos necesitan una traducción creativa y no una literal para despertar en el cliente esa necesidad que hará que contraten tu servicio o que compren tu producto.

Artículos de blog

Una de las mejores maneras de posicionarse como experto en un sector o ámbito es escribir artículos en tu blog de forma continuada. Traducir estos artículos te abrirá las puertas al mercado internacional y te permitirá llegar a un público más amplio.

Mensajes de correo para los clientes

Si tienes integrado un sistema de mensajería por correo electrónico en tu página web, no olvides encargar la traducción de todos los mensajes a una agencia de traducción profesional. Esto es especialmente importante en el caso de los comercios electrónicos, tanto para la secuencia de venta como de postventa que recibirán los compradores.

Página de carrito y pago

Si vendes algo directamente en tu web, es imperativo que estas páginas también estén traducidas si no quieres ver una caída significativa de los usuarios en el momento del pago. Si los usuarios no entienden cuáles son los pasos a seguir porque el texto no está disponible en su idioma, es muy probable que abandonen el carrito y no lleguen a completar el pedido.

Traduce tu sitio web optimizado para SEO

Sácale el máximo partido a tu inversión. Como hemos dicho, traducir no es solo recibir unas palabras en inglés y pasarlas a español o a cualquier otro idioma, sino que es un proceso en el que hay que tener en cuenta factores culturales. Además, en el caso de las páginas web, de vital importancia tener en cuenta el posicionamiento de nuestra web.

Un traductor de páginas web profesional te ofrece la posibilidad de implementar una estrategia SEO (search engine optimization), es decir, la utilización de palabras clave con el objetivo mejorar el posicionamiento de tu página web, también en su versión traducida.

Esto supone una ventaja enorme, puesto que traducir un sitio web omitiendo las palabras clave dificultaría la visibilidad de la página y reduciría la influencia de la misma y nuestra posibilidad de incrementar nuestro negocio y generar más tráfico.

Mejora tu imagen y genera confianza

La traducción de tu web te permite abrir una ventana a nuevos países, y ofrecer el contenido de la misma en el idioma de tus usuarios. Si se adapta el contenido de la página web no solo a las convenciones lingüísticas, sino también al tono o al formato que espera el usuario, es posible que establezcas una relación más cercana con ellos, lo que te permite generar confianza, al mismo tiempo que ofreces una imagen más profesional.

No obstante, es imprescindible tener en cuenta también los elementos gráficos de la página. Al encontrar un contenido traducido de calidad, los usuarios pasarán más tiempo en la web, lo que influye de manera positiva en el posicionamiento de tu página.

No pongas en peligro tu imagen y cuenta desde el principio con un traductor profesional. En Tatutrad contamos con un equipo de profesionales de la traducción con una amplia experiencia en la traducción de sitios web y con las competencias lingüísticas necesarias en los idiomas que requiera tu traducción, así como unos controles de calidad que garantizan un resultado óptimo.

¿Qué necesitas para traducir tu sitio web con nosotros? Solo tienes que pedirnos un presupuesto a través de nuestra web en el apartado «Ubicación y contacto». A partir de ahí, podremos asesorarte y ofrecerte un servicio de la más alta calidad.

Traduce tu página web, deja que el mundo te conozca.