El coste de los errores ortográficos y de traducción

el coste de los errores de traducción

En Internet y las redes sociales son cada vez más los ejemplos de errores ortográficos y de traducción convertidos en «memes» que acumulan cientos (o incluso) miles de comentarios.

Los profesionales de la traducción y la corrección generan muchísimo contenido sobre reglas gramaticales y ortográficas para evitar este tipo de errores; aun así, son muchas las empresas y los particulares que han tenido que hacer frente a un coste, tanto personal como económico, causado por errores ortográficos y de traducción.

Veamos algunos ejemplos:

1. Braniff Airlines

Esta aerolínea cometió un importante error de traducción en 1987 cuando intentaba promocionar sus nuevos asientos de cuero. El slogan «Fly in leather» se tradujo literalmente al español como «Vuela en cuero» que puede confundirse con el «Vuela en cueros» que en algunos mercados hispanohablantes significa «Vuela desnudo».

2. Coors

La marca de cerveza americana tradujo una de sus frases de marketing «Turn it loose» como «Suéltelo todo». Una expresión que en España se entendió como «Tenga diarrea». La campaña levantó mucho revuelo en el mercado español, pero no por los motivos para los que se creó.

3. Electrolux

Una de las campañas creadas por la empresa escandinava Electrolux no acabó de calar entre el público anglosajón. ¿Por qué? Pues porque su lema «Nothing sucks like an Electrolux» tenía una doble interpretación en inglés: el verbo «suck» (aspirar) se utiliza en el registro coloquial con el significado de «apestar, ser malo, etc.».

4. Ford

El gigante automóvil Ford lanzó una campaña en Bélgica que dejó «muerto» a más de uno; y es que el eslogan «Todos los coches tienen una carrocería de calidad» se tradujo como «Todos los coches tienen un cadáver de calidad».

5. KFC

La cadena de comida rápida KFC no entró con buen pie en el mercado chino a finales de los años 80. Su famoso «Para chuparse los dedos» se tradujo al chino como «Cómete los dedos». Pese a esta entrada apoteósica, KFC se ha convertido en el principal restaurante de comida rápida de China con más de 5000 establecimientos en el país.

6. Comas y puntos en números y cifras

Un error muy habitual que puede tener graves consecuencias es el uso incorrecto de los puntos y las comas para separar los componentes de un número o una cifra. No es lo mismo 10,000 euros que 10 000 euros.

¿Cuáles son los errores ortográficos más habituales?

Los errores ortográficos que cometen las empresas son tan variados como sectores empresariales hay; sin embargo, algunos de estos errores se repiten con más frecuencia que otros:

1. Uso incorrecto de mayúsculas

Sobre todo en títulos; solo se debe usar mayúscula cuando sea estrictamente necesario y no caer en la costumbre anglosajona de escribir cada palabra de un título con mayúscula inicial.

No debemos olvidar tampoco que después de dos puntos utilizamos minúscula y no mayúscula. Salvo cuando la frase que sigue a estos dos puntos sea una cita textual o un pensamiento directo.

2. Errores con palabras cuya pronunciación es la misma, pero que se escriben de forma diferente

– Ay, ahí y hay.

– Entorno y en torno.

– Sobre todo y sobretodo.

– Aún y aun.

– Mas y más.

– Sino y si no.

3. Uso incorrecto de prefijos

Los prefijos deben escribirse unidos cuando componen una sola palabra (exnovia, antirrobo, supermodelo, etc.) y separados cuando la base a la que afectan está compuesta por varias palabras (ex relaciones públicas, anti pena de muerte, pro derechos humanos, etc.).

Se unen con guion a la palabra cuando esta empieza por mayúscula o cuando es un número (mini-USB o super-8).

4. Siglas en plural

Las siglas con términos con número invariable, por lo que es incorrecto escribir «las ONGS» o «las TICS»; en este caso, el número lo determina el artículo que las acompaña y la opción correcta es escribir «las ONG» y «las TIC».

5. Signos de interrogación y admiración

Muy habitual es también la omisión del signo de interrogación o admiración de apertura. Recordemos que en español este signo de apertura es obligatorio siempre y nunca puede omitirse, no podemos utilizar únicamente el de cierre.

Consecuencias de los errores ortográficos o de traducción

Hoy más que nunca tener una comunicación fluida y correcta con los clientes, compañeros de trabajo y proveedores es más importante que nunca. Algunos errores ortográficos y de traducción no solo tienen un impacto negativo en la reputación de la empresa, sino que pueden comportar la pérdida de clientes.

Pérdida económica para la empresa

Cuando una empresa envía a impresión un cartel, un documento, un material publicitario, etc. con un error de ortografía y traducción, se ve obligada a volver a repetir la impresión de dichos materiales para evitar que ese error afecte a su reputación, con el consiguiente gasto extra al que debe hacer frente.

Baja confianza en la empresa

Cualquier material promocional o de tono formal debe estar, ante todo, bien escrito. Charles Ducombe, un empresario inglés, publicó hace un tiempo un artículo en el que, tras analizar las cifras de su web, afirmaba que una mala ortografía puede reducir un 40 % las ventas en línea.

Sospecha de estafa, pérdida de ventas y clientes potenciales

Lo mismo ocurre cuando alguien se enfrenta a una tienda online o comercio electrónico donde no solo hay errores de ortografía, sino que, directamente, se ha traducido de manera automática.

Lo más probable es que ese comprador no entienda los textos al 100 % y que no se sienta cómodo haciendo su compra en esa web porque le inspire desconfianza e incluso puede que llegue a pensar que se trata de una estafa o de algún tipo de phishing electrónico.

Si no quiere perder la confianza de sus clientes ni que su reputación se vea afectada negativamente por este tipo de errores, le recomendamos que asigne parte de su presupuesto anual a los servicios de traducción y corrección de textos que prestan los profesionales de estos sectores y que confíe dichas tareas a agencias de traducción y redacción especializadas en su sector.