Ventajas y desventajas de una traducción urgente

Cada vez son más habituales los encargos de traducciones urgentes que nos llegan por parte de los clientes. No es de extrañar, pues vivimos en una sociedad en la que estamos acostumbrados a conseguir todo lo que queremos para «ya».

Sin embargo, una traducción urgente puede tener tanto ventajas como desventajas, ya que, por ejemplo, la urgencia puede suponer un sacrificio en cuanto a calidad de la traducción si no se contrata al profesional adecuado.

¿Qué es una traducción urgente?

Para completar un encargo de traducción, desde que el cliente manda los documentos a la agencia de traducción hasta que esta se los devuelve traducidos y editados, son necesarios varios días.

Obviamente, el número de días variará en función del número de palabras y la complejidad del texto a traducir (el plazo de entrega siempre se especifica en el presupuesto y se acuerda con el cliente antes de empezar el proceso de traducción).

También hay que tener en cuenta que la urgencia es algo muy personal; para un cliente una traducción urgente puede ser aquella que se realiza en un plazo de 24 horas y para otro muy diferente es aquella que debe completarse en menos de una hora desde el envío del documento original.

Por traducción urgente en algunos casos también se entiende aquellas traducciones que deben realizarse en fin de semana (el documento original se envía el viernes y debe entregarse el lunes a primera hora de la mañana), en días festivos o en época vacacional.

¿Qué ventajas y desventajas tiene una traducción urgente?

Ventajas de una traducción urgente

Si estamos presentando un producto nuevo e innovador como primicia mundial y queremos llegar al mayor número de gente posible al mismo tiempo, la traducción urgente puede ayudarnos.

Al presentar las características del producto directamente en varios idiomas y no solo en el original, podemos llegar a un público más amplio y despertar su interés por nuestro producto o servicio.

En este caso, la traducción urgente se suele realizar prácticamente de forma simultánea a la redacción del texto original.

Desventajas de una traducción urgente

1. Las traducciones urgentes suelen tener un recargo

En muchas ocasiones la urgencia de una traducción conlleva un recargo adicional por el servicio que suele ser de un 20-30 %. Si este fuera el caso, se indicaría cuál es dicho recargo en el presupuesto presentado para el servicio.

Este aumento de la tarifa se debe principalmente al hecho de que, para completar un encargo de traducción urgente, lo más probable es que nuestros traductores deban realizar horas extra fuera de su horario de trabajo habitual.

2. Los tiempos no siempre pueden cumplirse

Por mucho que la agencia de traducción se esfuerce en cumplir con los plazos que necesite el cliente; hay casos en los que es imposible completar una traducción urgente en el tiempo requerido.

Para que se haga una idea, es posible entregar la traducción de un documento de una página de longitud en un plazo de 24 horas garantizando el mayor nivel de precisión y calidad. Una traducción de más páginas requeriría de un plazo de entrega mayor.

¿Qué puede hacer usted como cliente para garantizar la calidad de una traducción urgente?

En el caso de las traducciones urgentes, la calidad no depende únicamente de la agencia de traducción o el profesional de traducción encargado del proyecto; sino que el cliente también juega un papel importante.

Si necesita encargar una traducción urgente, aquí tiene algunos consejos para preparar el proyecto antes de mandarlo a traducir:

1. No elija al primer traductor disponible

En primer lugar, aunque nos encontremos ante una traducción urgente, es importante no precipitarse a la hora de elegir la agencia de traducción con la que vamos a trabajar. Sabemos que el tiempo es dinero, pero elegir al profesional de traducción no adecuado tendrá más efectos negativos que positivos puesto que quizá tenga que acabar contratando los servicios de otro profesional para su traducción y revisión.

Compare diferentes ofertas y servicios y elija aquella que más se adapte a sus necesidades, presupuesto y plazos de entrega; sin olvidar también la especialización y el dominio del campo sobre el que trata el documento que va a traducirse.

2. Prepare correctamente el documento original

Para evitar que el traductor tenga que perder tiempo preparando los documentos para su traducción urgente, asegúrese de enviarlos en el formato adecuado y, sobre todo, en su versión final para que no haya que ir haciendo cambios en la traducción sobre la marcha.

Piense que cualquier cambio que haga en el documento original, por pequeño que pueda parecerle, podría suponer un tiempo de trabajo adicional del que, tratándose de una traducción urgente, no disponemos.

3. Dé instrucciones precisas

Defina desde el principio el objetivo y el público al que va dirigido la traducción. Si esta debe entregarse en un formato concreto, si los gráficos (en caso de tenerlos) deben traducirse también, el tono de voz a utilizar (formal, informal, primera persona, segunda persona, etc.) y cualquier otro detalle que el traductor necesitará para llevar a cabo un buen trabajo de traducción.

Si dispone de un glosario que debe seguirse o de documentación de referencia o apoyo, no olvide adjuntarla también al encargo para agilizar la tarea de traducción y la gestión de la terminología del documento. 

Y recuerde que, tanto si se trata de una traducción urgente como de una traducción con un plazo de entrega extendido, es importante contratar siempre a una agencia de traducción o un profesional de la traducción con experiencia y con los recursos necesarios para hacer frente a su trabajo.

Solicita tu presupuesto